Resumen





  • Recordar la definición de cavidad y diferenciarla de imágenes con similares características radiológicas.




  • Describir las características radiológicas que debemos analizar ante la presencia de enfermedad pulmonar cavitada.




  • Repasar las entidades patológicas que se asocian con enfermedad pulmonar cavitada revisando los hallazgos radiológicos característicos que nos pueden ayudar a aproximarnos a su diagnóstico o establecer un diagnóstico diferencial adecuado.


    Revisión del tema


    La sociedad de Fleischner define cavidad como "un espacio lleno de gas dentro de una zona de consolidación pulmonar, masa o nódulo".


    A veces es difícil establecer la diferencia entre cavidad y otras imágenes de apariencia radiológica similar como son los quistes o en enfisema. El parámetro más fiable a considerar para su distinción es el grosor de la pared. En general, hablamos de cavidad cuando la pared de la lesión mide más de 4 mm, de quistes cuando mide 4mm o menos de 4mm y de enfisema cuando no presentan una pared visible. Fig. 1


    La gama de entidades clínicas que puede asociar cavidades pulmonares es muy amplia e incluye enfermedades benignas y malignas. Fig. 2


    El radiólogo juega un papel fundamental a la hora de realizar una aproximación lo más precisa posible al diagnóstico etiológico de la lesión. Como sabemos, la primera prueba de imagen que se lleva a cabo en pacientes con sospecha de enfermedad pulmonar es la radiografía simple. Si detectamos un área radiolúcida sugestiva de cavidad se completa el estudio mediante TCMD (tomografía computarizada multidetector), la cual nos permite establecer el diagnóstico diferencial en base a las características radiológicas de la lesión y al contexto clínico del paciente.