Resumen

Objetivos Docentes
• Repasar la relación existente entre el déficit de Vitamina B1 y B12 con el Sistema Nervioso Central.
• Reconocer el contexto clínico en el cual se debe considerar el déficit de estas vitaminas como diagnóstico.
• Describir las alteraciones radiológicas que generan estas patologías.


Revisión del tema
Las vitaminas del complejo B son sustancias hidrosolubles que realizan múltiples funciones en el metabolismo celular. El déficit en el organismo de estos elementos se asocia con una amplia gama de cuadros clínicos claramente establecidos. Dentro de ellos son de especial interés dos entidades patologías
neurológicas en las que las pruebas radiológicas son esenciales para su diagnóstico y tratamiento.
La tiamina cuyo déficit se relaciona con la Encefalopatía de Wernicke (EW), es un cofactor del metabolismo energético de las neuronas (1). Esta entidad se presenta con mayor frecuencia en personas alcohólicas, sin embargo se han descrito casos relacionados con todo tipo de desnutrición, como por ejemplo en personas que se someten a dietas estrictas, enfermos de anorexia o en quienes presentan una desnutrición secundaria a neoplasia (2). Debemos considerar EW en pacientes con factores de riesgo que manifiestan un cuadro confusional (3). Otros síntomas asociados son alteraciones oculares o motoras, como por ejemplo alteraciones de la marcha y/o ataxia (2). Estos tres síntomas (ataxia, oftalmoplejía, confusión) conforman la tríada clásica de la EW, muy específica para el diagnóstico de esta entidad, pero presente en una minoría de los casos reportados (3).