Resumen




Los pacientes pediátricos presentan particularidades tanto en su anatomía, como en la patología y la forma de tratamiento. Por las implicaciones en el manejo de estos pacientes, resulta de especial interés el conocimiento del instrumental (sondas, tubos, cánulas, catéteres y drenajes) de uso diagnóstico y terapéutico en este grupo de edad.


El objetivo de esta presentación es aportar los conocimientos necesarios para identificar los dispositivos poco habituales así como los puntos clave para valorar su correcta ubicación.





Revisión del tema


El abordaje diagnóstico y terapéutico en la edad pediátrica difiere en muchas ocasiones del adulto. Si de por sí la anatomía y patología en este grupo de edad es muy particular y puede resultar dificultosa, cuando se le añade la presencia de distintos dispositivos, tubos y catéteres, el grado de complejidad aumenta considerablemente.


Por dispositivos médicos se entienden aquellos instrumentos empleados en el proceso tanto diagnóstico como de prevención, monitorización o tratamiento. El papel del radiólogo exige conocer la existencia y utilidad de dichos instrumentos, reconocer su adecuado posicionamiento y detectar las posibles complicaciones asociadas a los mismos.


Para la correcta comprensión de este trabajo, se definen los distintos dispositivos:


• Tubo: Pieza hueca, más o menos flexible, de forma cilíndrica y abierta por ambos extremos.
• Sonda: Instrumento que se introduce en un cuerpo para explorar alguna de sus partes o extraer o introducir sustancias.
• Catéter: Sonda que se introduce por cualquier conducto del organismo, natural o artificial, para explorarlo o dilatarlo o para servir de guía y vehículo a otros instrumentos.





• Cánula: Tubo corto que puede formar parte de aparatos físicos o quirúrgicos.



  • Drenaje: Medio o utensilio que se emplea para facilitar la salida de sangre o líquido extracelular,


    eliminar el acúmulo de líquidos que puedan formar colecciones o hematomas, o ayudar a la


    resolución de un proceso infeccioso como un absceso.




  • Estent: Prótesis constituida por una malla metálica, generalmente de uso intravascular (con mayor


    frecuencia, arterial), que sirve para mantener abierto un vaso previamente estenosado, aunque su uso se ha expandido a otras localizaciones como el aparato digestivo. Hay múltiples laboratorios y marcas que fabrican distintos tipos de estent para diferentes usos.


    La radiografía simple es la técnica de elección utilizada para localizar estos elementos. De forma generalizada, la proyección más utilizada es la anteroposterior, reservando otras proyecciones como puede ser la lateral u oblicua anterior izquierda en aquellos casos en los que se precise determinar mejor la situación de un dispositivo. Se trata de una técnica rápida que puede ser realizada de forma portátil. Puede resultar de utilidad la realización de una ecografía cuando existan dudas o cuando se determine necesaria, ya que ayudará al diagnóstico con toda seguridad.


    Se ha llevado a cabo una revisión de las radiografías simples realizadas a niños tratados en nuestro centro en el último año y se han seleccionado aquellas en las que aparecen dispositivos que, por su escasa frecuencia de uso, pueden resultar más desconocidos. La mayoría de estas radiografías están realizadas en cuello, tórax y abdomen, en proyecciones posteroanterior o anteroposterior, según la edad y condiciones clínicas del paciente, obteniendo únicamente una proyección lateral cuando el caso lo requería, y aplicando la menor dosis posible siguiendo el criterio ALARA.