Resumen





1. Mitos y realidades


El leitmotiv de este trabajo surgió con unas autorreflexiones provenientes de la siguiente pregunta retórica ¿Tendrá el “neo-profesionalismo”, valga la expresión, en nuestra especialidad?


Aun a expensas de que pudiera resultar en una labor titánica expuesta a frivolizaciones, como si de una quijotad prácticos acaecieran, metafóricamente, como los de sermonear en medio del desierto una causa perdida donde n hacen al final terminan desengañados, expondré algunas razones por las que creo en la respuesta afirmativa a tal que, como ya dijera Richard Charles Horton, el editor jefe de la prestigiosa revista The Lancet, “el profesionalismo de la medicina”(2005), y por ende de nuestra especialidad.


Las condiciones en las que se enmarca el ejercicio de la Radiología en nuestros días poco tienen que ver con las de Los especialistas en Radiología somos distintos:







  • Con legítimas aspiraciones a ser valorados como verdaderos consultores polivalentes integrados activamente equipos multidisciplinares.




  • Asumiendo la auto exigencia de un lógico reforzamiento de conocimientos clínicos y súper especialización –p especialidad y a la pérdida de definición e influencia de las áreas limítrofes con otras especialidades–, que f formadora para mantener la competencia asistencial e investigadora, de ampliación de la formación MIR, y de recertificación, como en otros países occidentales.




  • Con sentimientos encontrados de infravaloración de la especialidad, tras haber perdido el control sobre el don incluso por qué [1] de nuestro trabajo –cuyo máximo exponente surge con la aparición de la telerradiología–.




  • Expuestos a una mayor presión laboral –incluida la cobertura de las urgencias radiológicas– por crecimiento d menudo mayor hincapié en términos de número y tiempos de generación de interpretaciones o procedi relevancia clínica de los resultados.




  • Con posicionamientos, de partida aun discrepantes, referentes a nuestra actitud frente a los pacientes –Radiolo el paciente- que aún ni visibilizan ni eligen a su radiólogo de confianza, igual que hacen con otros médicos es




  • Con mayor consciencia de la necesidad de adquirir habilidades no interpretativas, como las de liderazgo, com


    otras.




  • Con feminización progresiva de la profesión, y preocupación compartida entre mujeres y hombres por encont


    vida familiar y profesional según las prioridades de cada uno.


    Nuestros médicos referentes son distintos:




  • Con menor poder de razonamiento derivado de un mayor déficit de habilidades clínicas [2] por una mentalida que a los pacientes.




  • Con mayor desarrollo de las técnicas laparoscópicas y endoscópicas que se benefician de la colaboración con Los pacientes, y la sociedad globalizada, digital y consumista de la que formamos parte, son distintos:




  • Son NUESTROS pacientes,




  • Son más activos, pero a menudo sobre/desinformados, sin un filtro profesional experto, responsable fiduciario


    profesionales.




  • Con demandas crecientes, reclamando un mayor protagonismo en las decisiones sanitarias y cercanía con sus


    La misma Radiología es indudablemente distinta:




  • El título de especialista no concede de por sí y de modo indefinido la necesaria competencia, y tampoco nos c imagen, que ya no es nuestra “en exclusividad”, y nos guste o no, la compartimos con clínicos sub especiali presenciales. Más allá de las lindes de cada profesión, impuestas por la figura penal del intrusismo profesiona diálogo y respeto mutuo, abandonando en lo posible las defensas gremiales, ateniéndose a los criterios de c función de la actividad concreta a desarrollar (Ley 44/2003, de 21 de noviembre, de Ordenación de las Profesi




  • La revolución tecnológica sin precedentes que está experimentando, que la hace más compleja.




  • Las nuevas herramientas, como la mayor portabilidad e integración de los equipos, el diagnóstico remoto, y la


    monitorización de la productividad [3,4].




  • El incremento gradual del capital intelectual humano, y exponencial de la inteligencia artificial con apoyos su


    diagnóstica.




  • La constante expansión de las habilidades no interpretativas.




  • La inabarcable creación de conocimiento útil y compartido, con sistemas tecnológicos, no preparados, actual


    proyectos de Real World Data.


    Todo, incluyendo nuestras eventuales actitudes egocéntricas y autocomplaciente statu quo, parece haber camb involucionando disruptivamente en algunos aspectos, a un ritmo trepidante, hacia un mundo radicalmente distin






    En esta coyuntura, al albur de tan impactantes transformaciones e incertidumbres, la psicosociología laboral y conjunto de la profesión, apoyadas en el ideario del profesionalismo, se vislumbran como recursos insoslay apasionantes oportunidades colectivas.


    Jeff Bezos, fundador de Amazon, respondió a un accionista crítico: “si quieres innovar debes estar dispuesto periodos de tiempo”. Aun reconociendo que es preciso trabajar en pro de evitar la gran variabilidad de la práctica cl o no entienden o son reacias a abrazar los cambios, pues la cultura social imperante es la del “cumplimiento” [5] tolerancia a la variación del estándar, disminuyendo la diversidad, creatividad e impidiendo que el todo sea más q Pero, como dijera el vicepresidente para Asia de Microsoft: “El progreso proviene de las personas que piensan con no se avanza”. Así, según opiniones de expertos, los radiólogos que tomen conciencia del cambio de paradigm práctica y docencia médicas, convirtiéndose en protagonistas del mismo, que sepan redefinir sus roles y adaptar nuevas aptitudes y nuevas actitudes, analizando todas las situaciones de conflicto profesional para la mejora contin y aportando valores añadidos en la medida de sus posibilidades, se impondrán a sus colegas menos innovadores y sus posiciones inmutables. A la par que idealizamos la realidad que se nos impone de forma tan acelerada, d pragmatismo nuestros ideales. Estos cambios ya se están produciendo, aunque más despacio de lo que nos gustaría a


    La consecución del ideal del profesionalismo es el foco candente de una prolija literatura relativamente reciente en incluida la Radiología, y no conoce fronteras, entre líderes visionarios médicos y radiológicos mundiales pert diversos (incluido el nuestro [6]) y numerosas sociedades científicas, en un debate inacabado acerca de cuál será su desaparición, o por el contrario hacia su pervivencia, progreso e incluso amplificación.