Resumen

Objetivos Docentes
Los medios de contraste radiológicos son fármacos que se utilizan para conseguir un cambio en las propiedades de determinados tejidos, cavidades o lesiones para facilitar el diagnóstico mediante diferentes pruebas radiológicas, bien sea modificando la atenuación de los rayos X, intensidad de señal en RM o ecogenicidad en ecografía.
Dependiendo de la vía de administración, podemos clasificarlos en varios grupos entre los que se encuentran los contrastes intravasculares, y dentro de ellos los yodados. Estos contrastes son todos hidrosolubles y se utilizan de forma mayoritaria para la administración intravascular las moléculas no iónicas, ya que producen menos efectos secundarios. Si la función renal es normal, más del 90% del mismo inyectado por vía intravascular se elimina en las primeras 24 horas. La dosis de contraste utilizado varía en función del tipo de exploración y del peso del paciente, mientras que la vía de administración más frecuente es en vena periférica y puede hacerse tanto de forma manual, como en bolo rápido. Para exploraciones de TC del cuerpo y sobre todo para estudios angiográficos, suele ser necesario una bomba mecánica de inyección (Fig. 1).