Resumen

Objetivos
Ellis[1] clasificó las lesiones histológicas visualizadas en muestras obtenidas a través de Biopsia Percutánea (BP) en 5 grupos:
B1. Tejido de mama normal / muestra inadecuada
B2. Lesión benigna
B3. Lesión de potencial maligno incierto
B4. Lesión sospechosa de malignidad
B5. Lesión maligna
     (a) In situ
     (b) Invasiva
     (c) Sin clasificación.
La "categoría B3" incluye un grupo heterogéneo de lesiones de potencial maligno incierto (con riesgo aumentado de asociación a malignidad). Son las denominadas "lesiones histológicas de alto riesgo" (LHAR). Las lesiones que lo conforman se pueden subdividir en 2 grupos[2]:
a) B3 A. Son lesiones con riesgo aumentado de asociación a malignidad; esencialmente benignas, con
mayor riesgo de asociación a cáncer:
-Lesiones papilares sin atipia
-Cicatriz radial/lesión esclerosante compleja
-Lesiones mucocele-like (y otras raras: lesiones mucinosas y "spindle cell lesions")
-Tumor filodes/Lesiones fibroepiteliales con estroma celular.
b) B3 B. Son lesiones que "además" se asocian a un mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama, no sólo en la mama en que se ha diagnosticado la lesión de riesgo sino también en la contralateral;
-Proliferaciones intraductales epiteliales atípicas, principalmente la atipia de epitelio plano (AEP) y la hiperplasia ductal atípica (HDA). También incluyen a la hiperplasia de células columnares con atipia, adenosis esclerosante con atipia, etc. -Neoplasia lobular (NL) que incluye a la hiperplasia lobulillar atípica (HLA) y el carcinoma lobulillar in situ (CLIS).
El diagnóstico patológico de lesiones de alto riesgo supone un 9 % del total de biopsias de aguja gruesa guiadas por imagen. Debido a que el riesgo publicado de malignidad asociada tras la intervención quirúrgica parece variar ampliamente (0- 35 %), estas lesiones suelen ser gestionadas quirúrgicamente. Sin embargo, la extirpación quirúrgica implica mayor coste, ansiedad en la paciente, y una alteración morfológica de la mama que puede dificultar posteriormente la  interpretación de las imágenes[3].
El objetivo de este trabajo es evaluar el impacto que la introducción de la tomosíntesis (TS) en nuestra unidad de mama ha provocado en la detección de lesiones sospechosas que, tras la biopsia percutánea (BP), se han correspondido con lesiones histológicas de alto riesgo (LHAR) y evaluar la incidencia que la detección de dichas lesiones, detectadas gracias a la TS, ha provocado sobre los falsos positivos de los estudios de cribado realizados mediante la combinación de la  mamografía digital (MD) y la TS. Se realiza una correlación radiopatológica de dichas LHAR visibles con TS y biopsiadas con ecografía o tomobiopsia (TB) vertical.