Resumen




Objetivos Docentes


Entender las manifestaciones y hallazgos por imagen de diferentes causas de dolor inguinal, además de la hernia inguinal, así como su fundamento anatómico y biomecánico.


Realizar una revisión pictórica de patologías que se manifiestan con dolor inguinal agudo o crónico, con énfasis en los antecedentes clave que orientan al radiólogo en su aproximación diagnóstica.


Revisión del tema


RECUERDO ANATÓMICO:



  • En la práctica clínica la región inguinal suele representar el área en que coinciden la pared abdominal inferior, el pubis (sínfisis púbica) y el triángulo femoral de las extremidades inferiores (o porción proximal del compartimiento medial del muslo). Fig. 1




  • Los músculos recto abdominal, los aductores largo y corto y el ligamento inguinal están intimamente relacionados con las estructuras capsulares o ligamentarias de la sínfisis del pubis y su disco articular o lamina fibrocartilaginosa.




  • La sínfisis del pubis es una articulación diartrodial entra las superficies articulares del margen medial de las ramas superiores del pubis.




  • Éstas tienen forma ovalada, están cubiertas por cartílago articular y conectadas por una lámina de fibrocartílago que suele contener una cavidad no sinovial (más amplia en mujeres).




  • La sínfisis conecta a los huesos de la pelvis, que a su vez transfieren el peso desde el sacro hacia las caderas, y se encuentra estabilizada por ligamentos circunferenciales.




  • El mayor estabilizador de la sínfisis es el ligamento púbico inferior o arcuato. (FIGURA 1)




  • Los ligamentos púbicos superior, anterior y posterior contribuyen poco a la estabilidad articular.




  • Los músculos abdominales y los aductores son los principales músculos estabilizadores de la sínfisis del pubis.







  • Los rectos abdominales son dos músculos separados por la línea alba abdominal, cada uno con dos orígenes tendinosos: el lateral unido a la cresta púbica y el medial entrelazado con el contralateral y unidos con los ligamentos del margen anterior de la sínfisis del pubis. (FIGURA 1) Fig. 1




  • El ligamento inguinal une la espina ilíaca al tubérculo del pubis y corresponde al doblez del borde inferior del músculo oblicuo externo abdominal.




  • La porción aponeurótica inferior del m. oblicuo externo forma la pared anterior del canal inguinal.




  • Previo a su inserción en el tubérculo del pubis, esta aponeurosis se bifurca formando un espacio en


    forma de V que corresponde al anillo u orificio inguinal externo.




  • El suelo del canal inguinal está formado por el doblez del margen aponeurótico inferior del oblicuo


    externo.




  • Los músculos oblicuo interno y transverso abdominales convergen en un tendón conjunto hacia la línea media.




  • Este tendón conjunto forma un arco sobre el conducto espermático / ligamento redondo y se une a la línea pectínea, con lo que forma el techo y pared posterior del canal inguinal.




  • Profundo a estas estructuras se encuentra la fascia transversal a través de la cual emerge el cordón espermático o ligamento redondo, a través del anillo u orificio inguinal interno. (FIGURA 2)




  • La musculatura aductora tiene su origen en el pubis y discurre a lo largo de la cara medial del muslo.




  • El aductor largo tiene un origen tendinoso con fibras superficiales en continuidad directa con las del tendón del recto abdominal, dispuestas sobre la cresta púbica.




  • A este origen se le ha denominado origen “aductor-recto abdominal común”.




  • Con su inserción craneal en los cartílagos costales 5o, 6o y 7o, así como en el apéndice xifoides, los músculos rectos abdominales actúan junto con la musculatura paravertebral para estabilizar la sínfisis del pubis




  • Los músculos aductores se insertan en la línea aspera posteromedial del fémur y estabilizan la sínfisis del pubis aproximando la extremidad inferior a la pelvis.




  • Actúan como antagonistas de los rectos abdominales. (FIGURA 3)




  • El imbalance muscular entre grupos antagonistas es un factor de riesgo reconocido para el


    desarrollo de lesiones deportivas.




  • La sínfisis del pubis está inervada por ramas de los nervios genitofemoral y pudendo, que pueden estar involucrados en casos de dolor pubo-inguinal de origen neuropático. (1) (2)(3)