Resumen

Objetivos Docentes
El objetivo de este poster es dar una visión general de las causas más frecuentes de una hemorragia cerebral intraparenquimatosa espontanea (HIE) y su apariencia radiológica. El radiólogo debería estar familiarizado con los diferentes métodos de imagen y sus indicaciones específicas para detectar la patología subyacente. Ofrecemos un algoritmo a seguir ante un paciente con HIE.


Revisión del tema
Hasta un 15% de todos los ictus se debe a una HIE con una mortalidad de casi un 50%. Es importante la detección precoz y un diagnóstico de la causa de la hemorragia lo antes posible para iniciar un tratamiento adecuado.
Existen varios posibles métodos de imagen, como la tomografía computarizada sin contraste (TCsc), la angiografía por TC (TCA), la resonancia magnética (RM) o la angiografía con substracción digital (DSA).
La TCsc es la primera opción para la detección de hemorrágica en el manejo urgente del ictus. Es ampliamente asequible, rápido y con una alta sensibilidad y especificad para detectar material hemático (Fig. 1). Una hemorragia aguda va a presentar una densidad de 55-70 UH, por lo que se observa como un área hiperdensa respecto al parénquima cerebral (en torno de 40 UH). El informe debería incluir la localización y el tamaño del hematoma, así como un posible efecto masa, síndromes de herniación o irrupción hacia el sistema ventricular.